cirujano online en linea en internet

CONVULSIONES NEONATALES

CLÓNICAS: Estos movimientos son más comúnmente asociados con convulsiones electrográficas. Comprometen una extremidad o un lado del cuerpo. El ritmo de los movimientos clónicos es usualmente bajo 1-3 movimientos/segundo. Se producen más frecuentemente por daño estructural neuronal (Hemorragia o infarto cerebral).
TÓNICAS: Pueden comprometer una extremidad o todo el cuerpo. Cuando son generalizadas (posición similar a la descerebración) no se observan alteraciones en el EEG pero cuando son focales están asociadas a convulsiones electrográficas.
MIOCLÓNICAS: Pueden ocurrir en un miembro aislado o en varias partes del cuerpo. No son asociadas con descargas sincrónicas en el EEG pero pueden estar relacionadas con síndrome severo neonatal epiléptico.
DIAGNÓSTICO Es importante diferenciar las convulsiones de los temblores. Los temblores no están asociados con desviación ocular y se evocan fácilmente con estímulos (Ej. moro). En los temblores no hay cambios autonómicos como en las convulsiones (taqui o bradicardia, palidez o rubicundez sialorrea). El movimiento no cesa con la flexión pasiva en la convulsión como si lo hace en los temblores. La amplitud del movimiento es más grande en el temblor que en la convulsión clónica. De acuerdo a la etiología expuesta se ordenarán los exámenes:
1) Cuadro hemático. La policitemia (Hto > 65 %) puede agravar las secuelas de la convulsión.
2) Glicemia, calcio y magnesio. Sodio, potasio, cloro, creatinina BUN.
3) Ecografía trasfontanelar en prematuro menor de 34 semanas.
4) Escanografía para descartar malformaciones cerebrales.
5) Electroencefalograma.
6) LCR en paciente estable que ya haya recibido medicamentos tipo fenobarbital.
7) Resonancia magnética nuclear.
TRATAMIENTO 1. Oxigenación: Administrar oxígeno para contrarrestar desequilibrio de ventilación/perfusión que se puede presentar durante el ataque. 2. Glucosa: Si el paciente tiene hipoglicemia 2 cc/kg/dosis de dextrosa al 10 % como bolo y continuar flujo de 8 mg/kg/minuto para administrar 60-80 cc/kg/día de LIV. En caso de normoglicemia se evita el bolo pero se le administra igual volumen e igual flujo de glucosa. 3. Posición: Una vez superada el ataque convulsivo se coloca con la cabeza en posición ligeramente elevada a unos 30 grados para favorecer drenaje venoso y favorecer microcirculación cerebral. 4. Fenobarbital: 20 mg/kg/inicial IV lento en 10-15 minutos y continuando con dosis de 5 mg/kg/dosis cada 6 horas máximo 40 mg/kg/día el primer día. Después mantenimiento 3-4 mg/kg/día. Precaución en niños asfixiados severos por aumento excesivo de los niveles séricos con estas dosis. Vigilar respiración. 5. Difenilhidantoína o Fosfonenitoína: 20 mg/kg/dosis inyectada en 20 minutos IV cuando no se han controlado las convulsiones con sólo fenobarbital. 6. Lorazepam: Benzodiazepina de acción más prolongada y menos depresora que el diazepam. Uso en pacientes con convulsiones que no han respondido a fenobarbital y diazepam. Dosis 0.05-0.1 mg/kg/dosis. La depresión cardiorrespiratoria es rara pero se pude presentar con uso concomitante de altas dosis de fenobarbital.
DURACIÓN DEL TRATAMIENTO Si el examen neurológico del paciente es normal durante el primer mes se suspende el tratamiento con fenobarbital en caso contrario se mantiene durante períodos de tiempo variable de acuerdo a evolución. El electroencefalograma puede ser una guía útil para considerar el tiempo de tratamiento. Seguimiento: Control por neurología pediátrica y por consulta de recién nacidos. En caso necesario considerar fisiatría.