Tratamiento
Si no hay otro defecto cardíaco presente, el objetivo del tratamiento suele ser cerrar el ductus arterioso permeable. Si el bebé tiene otros problemas o anomalías cardíacas, mantener el CAP abierto puede salvarle la vida. Se puede usar un medicamento para evitar que se cierre.

A veces, un CAP puede cerrarse por sí mismo. En bebés prematuros, a menudo se cierra dentro de los primeros 2 años de vida. En bebés a término, un CAP que permanece abierto después de las primeras semanas rara vez se cierra por sí solo.

Cuando se necesita tratamiento, los medicamentos como la indometacina o el ibuprofeno suelen ser la primera opción. Las medicinas pueden funcionar muy bien para algunos recién nacidos y causar pocos efectos secundarios. Cuanto antes se administre el tratamiento, mayores serán las probabilidades de éxito.

Si estas medidas no funcionan o no se pueden usar, es posible que el bebé necesite un procedimiento médico.

Un cierre transcatéter es un procedimiento en el cual se usa un tubo delgado y hueco colocado en un vaso sanguíneo. El médico inserta una pequeña espiral de metal u otro dispositivo de bloqueo a través del catéter hasta el sitio del conducto arterial persistente. Esto bloquea el flujo de sangre a través del vaso. Estas bobinas pueden ayudar al bebé a evitar la cirugía.

La cirugía puede ser necesaria si el procedimiento del catéter no funciona o no se puede utilizar debido al tamaño del bebé u otras razones. La cirugía consiste en hacer una pequeña incisión entre las costillas para reparar el CAP.
Expectativas (pronóstico)
Si un conducto arterial pequeño y persistente permanece abierto, el bebé eventualmente puede tener síntomas cardíacos. Los bebés con una PAC más grande pueden tener problemas cardíacos, como insuficiencia cardíaca, presión arterial alta en las arterias de los pulmones o una infección en el revestimiento interno del corazón si la PAC no se cierra.

Cuándo contactar a un profesional médico
Esta condición a menudo es diagnosticada por el proveedor que examina al bebé. Los problemas de respiración y alimentación en un bebé a veces pueden deberse a un CAP que no ha sido diagnosticado.