DENGUE Y DENGUE HEMORRAGICO

DEFINICIONES Y CLASIFICACIÓN La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han sugerido las siguientes definiciones de caso y clasificación:
Dengue (FD): Enfermedad aguda con fiebre que dura 2 a 7 días y dos o más de las siguientes manifestaciones: cefalea, dolor retro-orbitario, mialgias, artralgias, erupción cutánea, manifestaciones hemorrágicas inusuales y leucopenia.
Dengue hemorrágico o Fiebre Hemorrágica del Dengue (FHD): Deben encontrarse todos los signos siguientes: – Fiebre o antecedentes cercanos de fiebre aguda; – Manifestaciones hemorrágicas que incluyan por lo menos una de las siguientes: Prueba del torniquete positiva. Petequias, equimosis o púrpura. Hemorragias de las mucosas, del tracto gastrointestinal. Sangrado en los sitios de punciones. – Trombocitopenia (100.000/mm³ o menos). – Extravasación de plasma que se manifiesta al menos por uno de los siguientes signos: Hematocrito inicial situado 20% por encima del correspondiente a esa edad, género y población. Descenso 20% del hematocrito después del tratamiento. Signos asociados a la extravasación de plasma como derrame pleural, ascitis e hipoproteinemia.
Síndrome de choque por dengue (SCD): Los cuatro criterios de dengue hemorrágico, mas evidencia de colapso circulatorio que se manifiesta por los siguientes signos: – Pulso rápido y débil. – Tensión diferencial disminuida (20 mmHg o menos) o hipotensión en relación con la edad. – Piel fría y húmeda – Alteración del estado mental.
Confirmación de caso – Serología: títulos pareados de anticuerpos por inhibición de la hemaglutinación mayores de 1:280 o prueba de anticuerpos IgM positiva en suero de la fase aguda tardía o en la convalecencia.
– En ausencia de lo anterior, la presencia en el mismo lugar y al mismo tiempo de otros casos confirmados de dengue.
Grados de severidad de FHD Para decidir el tratamiento de cada paciente es importante conocer la clasificación por grados de severidad que ha recomendado la OMS:
Grado I: FHD con prueba del torniquete positiva como único signo hemorrágico.
Grado II: FHD con hemorragias espontáneas (petequias u otras)
Grado III: FHD con falla circulatoria manifestada por pulso rápido o débil, hipotensión o tensión diferencial estrecha, piel húmeda y fría, inquietud o agitación.
Grado IV: FHD con choque profundo (presión sanguínea y pulso indetectables).
CLINICA Desde el punto de vista clínico, la infección por el virus dengue presenta un amplio espectro: cuadros asintomáticos o febriles inespecíficos, el dengue clásico, la fiebre hemorrágica del dengue (FHD) o dengue hemorrágico, el síndrome de choque por dengue (SCD) y otros síndromes inusuales como encefalopatía y falla hepática.
Manifestaciones generales Después de un período de incubación promedio de 3 a 5 días, la enfermedad se inicia por un ataque súbito de fiebre que puede durar 2 a 7 días, mejorar o volver a subir por 1-2 días más (fiebre bifásica con curva llamada “en silla de montar”). El pulso inicialmente aumenta proporcionalmente con la temperatura, pero después a menudo se presenta bradicardia paradójica. La cefalea es un signo constante en adultos y niños mayores, pero difícil de valorar en los pequeños. Puede haber congestión, dolor a los movimientos oculares y fotofobia. El dolor muscular y osteoarticular lo manifiestan los niños más frecuentemente en miembros inferiores y llega a dificultar la marcha. Otros signos y síntomas no específicos que pueden ocurrir son: anorexia, adinamia, delirio, sudoración, hiperestesia de la piel, edema de los dedos, alteraciones del gusto, constipación o diarrea, dolor inguinal o testicular y disuria. También pueden encontrarse linfadenopatías particularmente retroauriculares y cervicales posteriores. Algunos síntomas del tracto respiratorio superior, pueden presentarse en el periodo prodrómico como dolor de garganta, pero rara vez se acompaña de rinitis o tos, excepto cuando coexiste con otra infección o alergia respiratoria. Poco antes o coincidiendo con el inicio de la fiebre puede presentarse rubor en cara y cuello que puede desaparecer en uno a dos días o continuarse con un exantema macular o máculo-papular que se desarrolla en el 2º a 6º día de la enfermedad, el cual empieza por el tronco y luego pasa a cara y extremidades. Frecuentemente se observa un segundo exantema con un patrón eritematoso intenso o petequial confluente con islas de piel normal que comienza entre el 5º y el 8º día, mas frecuente en miembros inferiores, puede ser pruriginoso, es muy característico y ha sido descrito como “islas blancas en un mar rojo”.